Líquenes


RESUMEN CHARLA M.PIAGGIO: Algunos son casi manchas nada más otros parecen plantitas con hojas, pero no lo son ya que en realidad no tienen ni tallos, ni hojas, ni raíces. Pueden muy muy longevos, de hecho se pueden utilizar para medir el tiempo de formaciones rocosas o estructuras en piedra de antiguas civilizaciones. Este método de datación se llama Liquenometría.

Pero lo más curioso es que un liquen no es un organismo vivo, si no que son siempre dos organismos diferentes (o tres), viviendo en perfecta armonía. Un hongo y uno o dos organismos fotosintéticos, algas, conforman una unidad fisiológica.

El hongo proporciona una estructura que puede proteger al alga de la deshidratación y de condiciones desfavorables, mientras que el alga sintetiza y excreta un hidrato de carbono específico que el hongo toma y utiliza como alimento. Forman así una asociación simbiótica.

Su vida depende de las condiciones del ambiente, principalmente de la humedad.

Existen diversidad de formas, tamaños y colores.

Los líquenes son indicadores de la contaminación ambiental, por eso no los vemos en la ciudad. En el campo crecen sobre elementos orgánicos, minerales y toda estructura creada por el hombre que quede abandonada.

En el Uruguay tenemos muchos géneros y especies de líquenes.


Entradas destacadas